Xavier Barrionuevo
Àrea Econòmica - Fiscal.

El pasado 24 de mayo 2013, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de ley de apoyo a los emprendedores, que complementa al Real Decreto Ley de 22 de febrero de 2013 de medidas laborales de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.

Se trata de una ley integral y completa, que engloba la labor de prácticamente todos los departamentos ministeriales, que quiere facilitar toda la actividad emprendedora y empresarial: desde la constitución de empresas y su régimen fiscal, al apoyo a la financiación y a la necesidad de hacer más fluida la relación entre las empresas y las Administraciones Públicas, y, llegado el caso, de proporcionarles mayores facilidades a la hora de poder solventar dificultades empresariales a través de distintas medidas ligadas a lo que se llama “segunda oportunidad”.

A continuación presentamos las medidas más significativas:

  1. Apoyo a la iniciativa emprendedora:
    • Se crea una nueva figura mercantil, el Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL), a través de la cual la responsabilidad derivada de sus deudas empresariales no afectará a su vivienda habitual, con un límite de 300.000 euros.

      No obstante, la limitación de responsabilidad no se aplicará respecto a las deudas de Derecho Público, ni cuando el empresario hubiese actuado fraudulentamente o con negligencia grave en el cumplimiento de sus obligaciones con terceros.
    • Se crea la figura de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva. Para abaratar el coste inicial de constituir una sociedad, se permite la creación de sociedades con capital inferior a 3.000 euros, con un régimen idéntico al de las sociedades de responsabilidad limitada, y se establece que el 20% de los beneficios deben ir a reservas legales.
    • La Ley también incluye un mecanismo para favorecer la Segunda Oportunidad, que permitirá a las empresas con un balance inferior a los 5 millones de euros acudir a una vía extrajudicial de negociación en vez de acudir al concurso de acreedores.

      Se prevé que puedan pactarse quitas de hasta el 25% de los créditos y esperas de hasta 3 años, salvo en el caso de créditos de Derecho Público, donde la indisponibilidad de éstos sólo permite el aplazamiento del pago. Tampoco podrán verse afectados aquellos préstamos y créditos que tienen una garantía especialísima como la garantía real, que no podrán, de la misma manera que los de Derecho Público, verse afectados por el acuerdo extrajudicial.
  2. Medidas fiscales:
    • I.V.A. de Caja: para paliar los problemas de liquidez y de acceso al crédito de las empresas, se crea, en el ámbito del Impuesto sobre el Valor Añadido, un régimen especial con criterio de caja, desde el 1 de enero de 2014.

      Podrán acogerse a este régimen los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones no supere los 2 millones de euros, con lo que Hacienda no les exigirá el pago del I.V.A. repercutido en las ventas hasta que cobren las facturas.

      No obstante, los sujetos pasivos verán retardada, igualmente, la deducción del I.V.A. soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúen el pago de éstas a sus proveedores.
    • Deducción por inversión en beneficios: Las empresas con un volumen de negocio inferior a 10 millones de euros, podrán deducirse hasta un 10% de los beneficios obtenidos en el período impositivo que se reinviertan en la actividad económica.
    • Incentivos fiscales a I+D: Las deducciones por gasto e inversiones en I+D podrán opcionalmente ser objeto de aplicación sin quedar sometida a ningún límite en la cuota y resultar abonada, con un descuento conjunto del 20% de su importe, cuando no hayan podido aplicarse por insuficiencia de cuota, es decir, la deducción será aplicable aunque no exista base imponible positiva en el impuesto de sociedades o de la renta.
    • Incentivos fiscales para la cesión de activos intangibles “Patent Box”: El porcentaje de integración en la base imponible de las rentas procedentes de la cesión del uso o explotación de los activos será del 40% o 60% según los casos, sin límite cuantitativo vinculado con el coste de creación del activo.
    • Incentivos fiscales a los “Business angel” (inversores de proximidad): Con el objeto de favorecer la captación por empresas, de nueva o reciente creación, de fondos propios procedentes de contribuyentes que, además del capital financiero, aporten sus conocimientos empresariales o profesionales adecuados para el desarrollo de la sociedad en la que invierten, inversor de proximidad o “business angel”, o de aquellos que sólo estén interesados en aportar capital, “capital semilla”, se establece un nuevo incentivo fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
      • Deducción del 20% en la cuota estatal del IRPF con ocasión de la inversión realizada al entrar en la sociedad. La base máxima de la deducción será 20.000 euros anuales.
      • Exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación
  3. Fomento de la internacionalización de la empresa y la economía Española:

    Se facilita y agiliza la concesión de permisos de residencia a:
    • Los extranjeros que lleven a cabo adquisiciones inmobiliarias por encima de 500.000 euros.
    • Los extranjeros que compren deuda pública por importe superior a 2 millones de euros.
    • Los extranjeros que inviertan en proyectos empresariales que creen puestos de trabajo o que tengan un impacto relevante desde el punto de vista socioeconómico o de la innovación científica y tecnológica.
    • Los extranjeros que realicen una inversión significativa o un proyecto empresarial de interés general.
Advisoria, El millor consell
www.advisoria.cat